4. Rober Sánchez, mediocre por definición

Ese soy yo.

Y entiendo que cuando ves lo que hago, cómo me muevo, mis trucos chachipirulis puedas pensar que de mediocre no tengo nada.

Pero, como ya hemos visto, esa mediocridad es relativa.

Si tú te comparas conmigo, sí, en esa connotación negativa que le damos a la mediocridad tú eres el mediocre y yo el crack.

Si soy yo el que se compara y, como tú, tomo como referencia a los que se mueven mejor que yo y le sirven de inspiración, evidentemente soy mediocre.

Si lo miramos desde la óptica de la experiencia, mi “mediocridad un poquito menos mediocre que la mediocridad media” se debe únicamente a horas y días y semanas y meses y años de práctica, al menos tantos como los que acumulo desde que alrededor de 2013 decidí dejar atrás una década dedicada al fitness puro y duro, salir de su jaula y apostar por aprender a moverme mejor y de verdad, en lugar de entrenar más y centrarme en las apariencias.

Y, finalmente, si profundizamos en lo personal puedo asegurarte que soy de las personas más mediocres que conocerás.

De niño y adolescente el deporte se me daba fatal, la asignatura de educación física era un suplicio que siempre rondaba el suficiente o, cuando el profe tenía el trimestre generoso, como mucho un bien, mi estructura corporal no es nada favorable para el movimiento, mi programación genética para lo físico es penosa y acumulo una serie de taras corporales que todavía me lo ponen más difícil (deformidad de Haglund en ambos talones, displasia de cadera, meniscos rotos, malformación de una costilla). Un cuadro.

Para colmo, la no-educación física que recibí no hizo más que reforzar mis creencias sobre mi ineptitud, multiplicando mis miedos y barreras mentales respecto a la actividad física.

El resultado al final de mi adolescencia fue un odio extremo en torno a todo lo que tuviera que ver con los conceptos “educación física” o “gimnasia” –y otros conflictos derivados, como una vergüenza exagerada a moverme en público, complejos físicos, compulsión por comer y 106kg de peso, una buena parte de ellos en forma de grasa abdominal (el peor de los sobrepesos en términos de salud).

Rober Sánchez – M de MovimientoSoy Rober Sánchez, director del Laboratorio de Movimiento, nuestra plataforma de entrenamiento online. Desde 2003 enseño a las personas a entrenar para construir cuerpos móviles, fuertes y hábiles, y poder moverse de verdad.

Accede a los programas gratuitos de bienvenida y empieza a entrenar tu movilidad, tu fuerza y tu habilidad con cabeza. ¡Muévete!