¿Por qué los gurús no enseñan su basura?

No es una cuestión que vaya a responder. No soy un gurú, no lo puedo saber.

Es una duda que tengo, y una demanda.

Si algún gurú me lee, que me lo explique. ¿Por qué no me enseñas tu basura?

Y además, que me la enseñe de verdad. ¡Quiero verla! Quiero ver que eres humano, que tienes carencias, que eres mediocre en algún sentido, que no eres perfecto.

Eso me alentaría más que ver cada día lo guay que eres y lo bien que lo haces todo. Al principio mola, llama la atención. Es fácil caer en la trampa de convertirse en tu fanboy. Pero con el tiempo cansa.

Es más, sería una prueba de coraje y de transparencia. Déjame ver los días que algo no te sale, que lo pasas mal, que no has podido validar tu teoría, tu verborrea, porque no has conseguido ponerla en práctica.

Hasta es una forma más bonita de mercadotecnia, mucho más que hacernos sentir culpables por estar tan lejos de tus perfecciones.

Es por eso que prefiero a anti-gurús como Marina de Psicosupervivencia, que explica cómo saca jugo a sus EDM (épocas de mierda), Edurne de Eva Muerde la Manzana, que confiesa que hasta un terapeuta puede abandonarse, o Marcos de Fitness Revolucionario, que reconoce que las anillas no son lo suyo, y no por eso se esconde o deja de intentarlo.

Insistes en que todo el mundo necesita de práctica y nadie nace enseñado, y que hace falta equivocarse mil veces y hacer las cosas mal.

¿Por qué no te nos enseñas, te nos muestras siendo un mediocre?

Es algo que echo de menos.

SUSCRÍBETE GRATIS Y ÚNETE A NUESTRA COMUNIDAD

(No puedo exigir algo que yo no haga…)