Conocimiento real de movimiento vs. diarrea teórica de movimiento

No voy a extenderme, ya que esta entrada es solo el preludio de lo que vendrá mañana, para que se entienda mejor lo que no se puede entender leyendo.

Así que solo compartiré mi motivación para este matiz previo…

Nos está invadiendo una plaga de expertos, académicos, “científicos” que en realidad no tienen una verdadera actitud científica ante la “verdad” de la vida al olvidar lo que significan las palabras “duda” y “experiencia”… y con ellos de soberbia, absolutismo, regurgitar teórico, egotismo, palabrería, verborrea y, sobre todo, INCOHERENCIA entre lo que se dice y lo que realmente se hace –que es poco o nada–, algo que todavía exagera más el resto de carencias en sensatez, ejemplo, transparencia, autenticidad, etc., demasiado habituales.

En fin, muestras de complejo de inferioridad y escasez de sabiduría de la buena, conocimiento real.

No voy a intentar hacer mejor algo que no se puede hacer mejor. Alguien ya creó y representó de forma sublime lo que quiero decir en la siguiente escena de cine.

Inviertan 4 minutos, pasen y vean. Vale mucho la pena.

Y vuelvan a plantearse qué significa SABER o CONOCER realmente.

“Tú mueves, chaval”.

(O menos papers y más sentadillas…)