Test 2. Descansar en sentadilla

Si tener la capacidad de permanecer suspendido sintetiza de forma básica pero clarividente lo que representa la coherencia evolutiva en cuanto a la expresión, movilidad y eficiencia de nuestro tren superior, poder descansar lo hace para nuestra espalda baja y piernas.

¿Cómo? ¿Descansar? “Me estás tomando el pelo”, pensarás.

Pues no.

Para el ser humano, hasta hace poquísimo tiempo desde un punto de vista evolutivo, después de estar tumbado, la forma primordial de descanso era la SENTADILLA y otras posiciones derivadas, es decir, estar agachado.

Por eso, entre otras cosas, antes de decidir SENTARNOS EN UNA SILLA 14 de las 16 horas que pasamos despiertos, y sin tener gimnasios o ir a clases de yoga, gozábamos de cierta MOVILIDAD NATURAL, espontánea.

Y de hecho, ese es el motivo por el que a día de hoy todavía existen comunidades que no padecen nuestras restricciones…

No hace falta ni tomar como ejemplo estas sociedades sub-actuales. Si has tenido la ocasión de viajar a Asía, por ejemplo, habrás comprobado que en lugares más “desarrollados” la sentadilla es una posición habitual para esperar el autobús, comer, manipular objetos o charlar.

Con este test vas a valorar tu capacidad para descansar en esta posición.

Por tanto, como en el test anterior, lo único que necesitas es un cronómetro y armarte de paciencia para quedarte agachado el MÁXIMO TIEMPO posible.

Eso sí, esta vez hay una norma: los pies deben permancer totalmente PLANOS en contacto con el suelo, desde los dedos hasta los talones.

La trampa, esta vez, sería elevar los talones y ponerte en cuclillas.

De hecho, es probable que ciertas carencias de movilidad en tus tobillos o caderas te impidan cumplir la norma.

No te preocupes. Seré benévolo.

Si es así, puedes colocar algo debajo de los talones, como unas revistas, unos libros, etc., como yo en este ejemplo.

Así que, ya sabes, agáchate y mide cuánto tiempo eres capaz de DESCANSAR agachado en sentadilla.


¿Ya está?

Aquí hay un par de cosas a valorar.

La primera, si la posición es accesible, algo que te indicará el nivel de “seriedad” de tus restricciones de movilidad.

Porque, honestamente, si has necesitado alzas para poder estar agachado con los pies planos y no perder el equilibrio, la cosa, sí, es seria.

Si es tu caso, no quiero desanimarte. Esto tiene remedio, sin ninguna duda.

Lo único que pretendo es que seas consciente de que no puedes, simplemente, agacharte con los pies planos.

Y la segunda trata sobre eso de “descansar”.

Porque es posible que sí puedas colocarte en sentadilla, aunque no puedas mantenerte agachado mucho tiempo y tu sentadilla de descansada tenga más bien poco.

Volviendo a tener en mente a esas personas y comunidades que pasan literalmente decenas de minutos en estas posiciones bajas… ¿Cómo lo hacen para tener tanta resistencia y no ser víctimas de las molestias o sensación de fatiga, incomodidad o incluso congestión que tú puedas haber sentido? Porque tampoco aparentan tener cuerpos fit o “entrenar” mucho.

Bueno, tal vez esta posición esconda ciertos secretos alrededor de una palabreja que no solemos tener en cuenta en nuestra actividad física: EFICIENCIA.

¿O acaso alguna vez tu entrenador o monitor te han hablado o tu rutina de entrenamiento se ha basado en la eficiencia de tu postura o tus gestos?

Además, la eficiencia tiene muchísimo que ver con la calidad y cantidad de circulación, sanguínea y linfática.

¡Ah! Eso nos suena más. Y muchos, sobre todo conforme pasan los años –o no–, tenemos problemillas con estos asuntos.

¿Y si una de las formas de mejorar nuestra salud y bienestar en este sentido circulatorio, aparte de la más que visible movilidad, simplemente fuera agacharnos más a menudo?

En este sentido, inventar sillas, sillones y otros asientos en los que, además, acumulamos horas y horas y horas sentados no ha sido, que digamos, un acierto.

Y para fastidiarlo un poco más todavía, hemos tenido la ocurrencia de machacarnos a cargar peso en posiciones parecidas, cuando no podemos alargarlas en el tiempo libres de carga, ni tan solo unos pocos minutos.

Moverse tiene un orden.

Si no puedes/sabes mover tu propio peso corporal, ¿qué haces moviendo objetos externos?

¿QUIERES SEGUIR LEYENDO PARA MOVERTE MÁS Y MEJOR? SUSCRÍBETE GRATIS Y ÚNETE A NUESTRA COMUNIDAD