11. Cómo ser mediocre cuando eres viejo, torpe, pobre o estás lisiado

–Ya, Rober, pero es que yo ya tengo una edad, soy patoso, no tengo dinero o arrastro una lesión. ¿Qué hago?

Absolutamente lo mismo, adaptándote a tus condiciones personales.

Si te fijas, toda esta visión tiene muy poco que ver con cómo te muevas a nivel estético o de rendimiento según unos criterios ajenos, digamos que públicos, o cuál es tu nivel de forma o la dificultad de las habilidades que tengas en tu repertorio, insisto, más o menos complicadas comparadas ¿con qué?

Nos hemos situado en un contexto puramente personal y siempre vas a ser mediocre en este contexto.

¿Llevas toda la vida sin hacer ni el huevo y ya has superado los sesenta?

Escoge algo en lo que seas mediocre y practica hasta que seas un poco menos mediocre.

Caminar un par de horas al día (en total, no seguidas), pasar menos tiempo en el sofá, estirar diez minutitos cada mañana al levantarte y apuntarte un par de tardes a sevillanas pueden ser tus proyectos que, por cierto, de mediocres no tienen nada PARA TI.

¿Te has roto un pie?

Levanta pesas con los brazos y aprende a hacer malabares.

¿Crees que la coordinación no es lo tuyo?

Encuentra un buen profesor en cualquier tipo de movimiento o disciplina que te llame la atención y deconstruye los gestos más básicos en pedazos lo más pequeños posible con tal de que TÚ puedas aprenderlos.

¿No tienes dinero?

Ve a la biblioteca municipal y busca en Youtube.

Haz lo que se te da mal A TI.

Es donde tienes más margen para mejorar.

Y si no te mueves nada de nada, eso es justo lo que se te da mejor.

Haz lo contrario.

Cualquier cosa puede ser un buen proyecto para ti, aunque desde fuera sea ridículo, mediocre.

Muévete.

Rober Sánchez – M de MovimientoSoy Rober Sánchez, director del Laboratorio de Movimiento, nuestra plataforma de entrenamiento online. Desde 2003 enseño a las personas a entrenar para construir cuerpos móviles, fuertes y hábiles, y poder moverse de verdad.

Accede a los programas gratuitos de bienvenida y empieza a entrenar tu movilidad, tu fuerza y tu habilidad con cabeza. ¡Muévete!