13. Lo único que debería aspirar a la excelencia

La conciencia.

Cómo estás haciendo las cosas y cómo estás tú mientras haces esas cosas.

Cómo te mueves y cómo estás tú mientras te mueves.

¿Te das cuenta de qué, cómo, por qué y para qué haces lo que haces, te mueves como te mueves?

Tu nivel de ejecución da igual comparado con el de los demás y no tiene por qué aspirar a ser excelente.

Siempre será mediocre. Incluso tiene su parte positiva.

En cambio, tu nivel de conciencia, sin caer en misticismos, es lo que va a diferenciar una práctica de movimiento mediocre de una tremendamente mediocre.

Si cada vez eres más consciente, si cada vez te das más cuenta de todo lo que tiene relación con TU manera de moverte y siempre que estás en movimiento, comparado contigo mismo o con quien sea, tu movimiento es excelente.