No uses bandas elásticas para ayudarte a hacer fondos y dominadas

Esta entrada del blog forma parte de una serie de lecciones sobre calistenia que desarrollamos junto con los lectores hace un tiempo.

¿El resultado final? Un curso/manual exclusivo para nuestr@s alumn@s del Laboratorio de Movimiento, nuestra plataforma de entrenamiento online.

Puedes acceder GRATIS haciendo clic en la foto:

CB recursos


Lección número 37 del curso online Calistenia Básica. Cómo hacer flexiones, remos, fondos y dominadas con cabeza.

¿No sabes lo que es? ¿Te gustaría apuntarte? Es totalmente gratuito y aún estás a tiempo de seguirlo.

Consulta toda la información aquí.

(De hecho, si no has completado las lecciones anteriores probablemente no entenderás lo que veremos hoy)


Como casi epílogo de esta guía de calistenia básica, y como es muy probable que te encuentres ante este dilema, terminaremos planteando la posibilidad de usar bandas elásticas para ayudarte a hacer fondos y dominadas.

Y ya te adelanto que mi recomendación es que no las utilices, al menos en el marco del entrenamiento minimalista que hemos planteado, escogiendo las mejores herramientas y metodologías para sacar el máximo provecho con la mínima inversión.

Recuerda, ni más es mejor ni menos es mejor.

Mejor es mejor.

Los contras “físicos”

El uso de bandas elásticas como asistencia para ejercicios dinámicos tiene un par de problemas (para ejercicios isométricos es otra historia).

El primero es que durante el recorrido del ejercicio en sí, la tensión de la banda es variable, cambia según el punto del recorrido en el que te encuentres.

En uno de los extremos del ejercicio, la banda está en su máxima tensión, en los fondos cuando los brazos están recogidos y en las dominadas cuando están extendidos.

Al estar en una posición en la que los músculos protagonistas del gesto están estirados al máximo, en desventaja mecánica, y más si trabajas con pausas, la asistencia de esa banda tensada al máximo lo único que hará es suplir la fuerza que tú debes hacer y, por tanto, eliminar el estímulo y frenar tu progresión, promoviendo que ese punto y el recorrido inmediato a él puedan convertirse en un gran punto débil en tu ejecución del ejercicio (la banda hace mucho trabajo y tú muy poco).

CB033
Máxima y mínima tensión de la banda en los extremos de una dominada

En el extremo contrario, la banda está en su mínima tensión, en los fondos cuando los brazos están completamente extendidos y en las dominadas cuando están recogidos.

Al estar en una posición en la que los músculos protagonistas del gesto están contraídos la máximo, en desventaja mecánica, y más si trabajas con pausas, la asistencia de esa banda tensada al mínimo es casi nula y, por tanto, inútil como ayuda.

El segundo problema es que las propiedades elásticas de la banda chocan de frente con los principios de control y velocidad que hemos desarrollado al hablar del tempo y las pausas.

Una de nuestras intenciones técnicas es minimizar el aprovechamiento de la energía elástica que acumulan nuestros músculos y tendones, a la vez que no utilizamos inercias ni balanceos, para centrarnos en la “generación cruda” de fuerza.

Usar una banda te invita constantemente a aprovechar su capacidad elástica y convertir tus fondos y dominadas en una atracción de feria en plan arnés, mosquetón, muelle y ¡venga! ¡¡”Parriba y pabajo”!!

¡¡¡WTF!!!

El pro “neurológico”

Como aquí no somos binarios, no vamos a negar una ventaja que puede tener el uso de bandas en algunas ocasiones, aunque tiene poco que ver con la capacidad de hacer fondos y dominadas, y que solamente podemos aprovechar a nivel de habilidad.

A veces, según para quién y cuando hay dudas, el uso de una banda puede ayudarte para practicar el recorrido y el orden de las cosas (bloqueo, estabilización, contracción, pausa, etc.).

Es decir, utilizando una banda para hacer el ejercicio muchísimo menos exigente puedes trabajar sobre la automatización e interiorización del gesto técnico completo, siguiendo los principios que se ajusten a tus intenciones, para aprender a hacer “bien” el ejercicio y después aplicarlo en las progresiones libres que utilices para entrenar “de verdad”.

Este es el único caso en el que sí te recomiendo su uso, a pesar de que tampoco es algo indispensable.

El gran contra “psicológico”

A nivel muy personal, en mi opinión este es el peor de los contras, y mira que no tiene nada que ver con la técnica, el rendimiento u otros aspectos “físicos”.

Lamentablemente, lo más habitual es que las bandas se usen para acontentar egos, sobre todo en clases grupales.

-¿Has visto? ¡Estoy haciendo dominadas!

No, cariño. No estás haciendo dominadas (o fondos).

Eso son sucedáneos.

Y lo más probable es que por utilizar la banda te estés pasando por el forro algo (o mucho) en lo referente al bloqueo, la estabilización escapular, la trayectoria, las pausas, el control, el recorrido, etc., que hacen mucho más interesante y enriquecedor el entrenamiento.

Entonces, lo que has hecho no sirve para nada.

No uses bandas

En cualquier caso y en general, no las uses.

Intenta enteder qué, cómo, para qué y por qué estás haciendo lo que haces.

Bueno, como hemos visto, si tu intención al entrenar es alimentar tus ilusiones sobre lo que puedes hacer (aunque en realidad no puedas) y eres consciente de ello, adelante, ningún problema.

Si no, baja de la nube y haz los deberes, aunque eso implique incluso no hacer dominadas y fondos, y currarte los ejercicios de activación escapular y acumular más volumen en flexiones y remos, por ejemplo.

O recurrir a una alternativa mucho más adecuada para lo que tenemos entre manos (que veremos mañana mismo).

Rober Sánchez – M de MovimientoSoy Rober Sánchez, director del Laboratorio de Movimiento, nuestra plataforma de entrenamiento online. Desde 2003 enseño a las personas a entrenar para construir cuerpos móviles, fuertes y hábiles, y poder moverse de verdad.

Accede a los programas gratuitos de bienvenida y empieza a entrenar tu movilidad, tu fuerza y tu habilidad con cabeza. ¡Muévete!