Cómo tener unos pies y tobillos sanos y funcionales en 3 pasos

Debido a lo poco que movemos nuestros pies y tobillos en el día a día como realmente han sido diseñados para moverse desde un punto de vista evolutivo, con total libertad y descalzos, es muy habitual que la musculatura intrínseca de los pies y las articulaciones que los conforman, junto al tobillo, anden algo atrofiadas.

El calzado, el sedentarismo y un terreno demasiado regular, monótono y previsible hacen que el estímulo que reciben pies y tobillos sea extremadamente pobre y limitado.

Las consecuencias son lógicas: carencias de fuerza, movilidad, sensibilidad y control motor, y cantidad de disfunciones, dolencias e incluso patologías.

Piensa, además, que de cara a la práctica de actividad física, cuando haces yoga, pilates, Crossfit, gimnasia, running, calistenia o simplemente fitness, los pies son los cimientos sobre los que se estabiliza, organiza y mueve el cuerpo. Contar con unos pies móviles y fuertes es imprescindible para dotar a tu cuerpo de una buena base de movimiento, y así poder seguir moviéndote y haciendo ejercicio durante mucho tiempo.

Afortunadamente, si aplicamos un poquito de coherencia evolutiva e implementamos algunas herramientas extra puedes volver a disfrutar de unos pies sanos y funcionales, fuertes y móviles.


3 PASOS PARA TENER UNOS PIES Y TOBILLOS SANOS Y FUNCIONALES


Son solo tres cositas que tener en cuenta, tres cambios a realizar, tres pasos a seguir para disfrutar de unos pies fuertes, móviles, hábiles, que funcionen bien.

1. DESCALZARTE

Probablemente habrás comprendido y sentido experimentalmente lo que significa vivir confinado.

La mayoría del calzado convencional representa un confinamiento perpetuo para tus pies, y no les permite ni percibir la realidad que pisan (sensibilidad) ni responder adecuadamente a esa realidad (moverse).

Además, como son el punto de entrada y salida de la mayoría de nuestros patrones de locomoción (todos excepto si te da por caminar haciendo la vertical), ten en cuenta que todo tu cuerpo se distribuye, organiza y mueve según cómo sienten y se mueven tus pies.

Vivir descalzo el mayor tiempo posible es el hábito número 1, el más importante de todos.

2. HACER EJERCICIO DE PIES Y TOBILLOS

¿Le dedicas tiempo a tus bíceps, tus pectorales, tus glúteos y tu sistema cardiovascular, pero no a la base que los sustenta?

Eso de no poder mostrar y demostrar el fitness y la estética de los pies hace que sea un poco más difícil motivarse para “entrenarlos”, lo sé.

Pero, como te decía, puedo asegurarte que si tus pies no funcionan bien el resto del cuerpo tampoco lo va a hacer, por no hablar de los más que asegurados problemas y dolores que te ahorrarás en el futuro si les dedicas un poquito de tiempo hoy.

Enseguida compartiré contigo algunos ejercicios. Solo déjame adelantarte que, además, seguramente te sorprenderías de las carencias que tendrías de coordinación y control motor si alguien te pidiera que, por ejemplo, solamente levantaras el dedo gordo.

En cualquier caso, como para todo lo demás, dado nuestro contexto actual, hacer ejercicio de pies y tobillos es una necesidad.

3. INTEGRAR EL MOVIMIENTO DE TUS PIES EN TU ACTIVIDAD FÍSICA

O, dicho de otro modo menos sofisticado, practicar actividad física descalzo, algo que va más allá del primer punto.

¿Por qué?

Porque más que probablemente tu vida cotidiana no es suficientemente estimulante para el movimiento de tus pies, ni en lo referente a la diversidad de movimiento ni tampoco en ciertos niveles de vigor e intensidad.

Para alcanzar esos niveles, que también son necesarios, vas a tener que exponer a tus pies a esfuerzos extra y escenarios un tanto incómodos, por así decirlo (pivotajes, fuerza, cambios de peso, apoyos en zonas determinadas del propio pie, inclinaciones, texturas).

¿Cómo?

Practicando disciplinas que impliquen estar descalzo, como locomociones, yoga, pilates, danza o gimnasia y, por qué no, también descalzándote al realizar otras actividades como caminar, correr, jugar en playas y parques, y cualquier otra cosa que se te ocurra.

Siempre que te sea posible, descálzate también cuando hagas ejercicio, deporte o te muevas de cualquier manera intencionadamente.


FOOT

PROTOCOLO DE FUERZA Y MOVILIDAD

PARA PIES Y TOBILLOS


Sé que a bote pronto pueden parecer demasiadas cosas que cambiar, o tal vez demasiado “fácil” simplemente decirlas y no tanto llevarlas a cabo.

Justo por eso he diseñado FOOT, un protocolo de fuerza y movilidad para pies y tobillos en el que:

· Primero, podrás profundizar un poco más en los aspectos que acabamos de repasar desde un punto de vista conceptual, para comprender la importancia e influencia que tiene el movimiento de tus pies en tu vida.

Moverse está bien. Moverse con cabeza es mejor.

· Y segundo, aprender varios ejercicios, tanto analíticos como integrativos, para aplicar de forma práctica e implementar a través del protocolo propiamente dicho.

La información no sirve de nada sin transpiración.

Nos (mo)vemos en el Laboratorio de Movimiento.

Solo tienes que hacer clic en la imagen para entrar en la página de información de FOOT e inscribirte gratuitamente:

Header FOOT IG y blog


Rober Sánchez – M de MovimientoSoy Rober Sánchez, director del Laboratorio de Movimiento, nuestra plataforma de entrenamiento online. Desde 2003 enseño a las personas a entrenar para construir cuerpos móviles, fuertes y hábiles, y poder moverse de verdad.

Accede a los programas gratuitos de bienvenida y empieza a entrenar tu movilidad, tu fuerza y tu habilidad con cabeza. ¡Muévete!