Procesos de autodeterminación

Hablemos de autodeterminación y procesos de independencia, que aunque sean temas “políticos” tienen mucho que ver con lo de moverse.

Los procesos de autodeterminación han estado ahí (e intuyo que seguirán estándolo) durante siglos.

La misma Revolución Francesa fue un ejercicio del derecho de libre determinación.

Todas las declaraciones de independencia de las antiguas colonias europeas en Asia, África y América también.

Y a día de hoy hay pueblos en Perú, Reino Unido, Nicaragua, Australia, España, Canadá, México, Ucrania… que piden su autodeterminación como un día lo hicieron Letonia o Kosovo.

—Rober, me aburro.

Espera.

Lo entiendo.

La política puede aburrirte.

A mí, en general, es el sentimiento que me despierta.

Pero la autodeterminación es importante.

¿A quién no le gusta autodeterminarse?

Yo lo prefiero.

Escoger libremente, por ejemplo, en qué me gasto el dinero, qué voy a cenar esta noche o el color de mis calzoncillos.

La autodeterminación está bien.

Lo de los calzoncillos muy bien.

Fíjate tú.

De hecho, si estás atento, verás que toda tu vida es fruto de tu autodeterminación.

Cientos, miles de decisiones libres cada día.

La autodeterminación no es un derecho, sino un deber del que no te puedes librar.

Hay cosas de la autodeterminación que me chirrían.

Yo no soy político. No hablaré de política.

Son las cosas a las que me dedico, cómo no.

Habituarse a movilizarse cada mañana.

Vigilar de cerca cuáles son tus (traidoras) motivaciones y hacer las cosas con (más) cabeza.

Optar, ni que sea de vez en cuando, por jugar y moverse sin miedo y sin la supervisión o permiso de un «experto».

Esforzarse, entrenar, aprender.

Moverse con conciencia y a conciencia, con confianza, sin restricciones, libremente.

Eso es.

Moverse con autodeterminación.

Claro.

Pedir la autodeterminación, exigir un derecho, no cuesta mucho.

Autodeterminarse, ejercer la propia determinación, sí.

Por eso lo enseño.

Y lo entrenamos y practicamos juntos.

Autodeterminadamente.

Es aquí: Movilidad Natural.

Rober

PD: me da igual cuál es tu pueblo, tu nación, tu bandera, tu clan o tu barrio, y si pides su autodeterminación. Autodeterminarse está bien. Pedirlo también. Pero de esto no sé.

PD2: los procesos de autodeterminación más chulos son individuales. Son independientes del grupo. El máximo ejercicio de libertad. Yo sé del de moverse. En el enlace.