Un error de principiante que puedes evitar

Los errores de principiante son algo intrínseco a ser, pues eso, un principiante.

Están bien. Forman parte del arte de aprender.

El problema es cuando esos errores se pasan por alto y uno se estanca y se convierte en un principiante sin fecha de caducidad.

Tropezar una y otra vez con la misma piedra jode.

Y se puede evitar.

Hay una regla heurística que puede salvarte hagas lo que hagas en cuestiones de movimiento.

Te la voy a contar enseguida.

Con un ejemplo muy visual y habitual lo verás muy claro.

Usaremos la práctica de invertidas.

Mira.

Hay un error de principiante que cometen el 90% de las personas que están intentando aprender a invertirse y montar verticales.

Y es un error que el 90% de ese 90% sigue cometiendo por los siglos de los siglos.

Y no consiguen montarla con control el 90% de las veces.

O sea, 9 de cada 10 patadas a invertida o vertical terminan en…

(1) Montarla de pura chiripa y caerse al momento debido al descontrol.

(2) No montarla y caerse directamente.

Imagínate.

Seguro que te ha pasado o se lo has visto por ahí a más de uno y de dos.

Una y otra vez.

Patada y al suelo. Patada y al suelo. Patada y al suelo.

Uff…

Y otra vez. Y otra vez.

¡Oooohhh! ¡¡Parece que sí!! ¡¡¡La tengo!!!

No, no, nooooo… Aaaahhhh… La pierdooo… Me caigoooo….

Y al suelo.

Algo que podría abrirte las puertas al disfrute y la diversión de moverte hábilmente se convierte en un suplicio.

No solo por la cantidad de intentos fallidos al principio, normales de un principiante.

Si no por la cantidad de intentos fallidos durante días, semanas, meses, incluso años (no exagero; lo he visto a menudo).

Una y otra vez.

Y la frustración y la sensación de “esto es muy difícil”, “no me va a salir nunca”, “soy un negado”, “no es para mí”.

¿Qué está pasando?

Lo de siempre.

Ahí va la regla heurística, hagas lo que hagas, aprendas lo que aprendas:

Como principiante, comprende mínimamente los principios.

(Dicho de otro modo, principiante, estás demasiado pendiente del “final”, no de los principios).

Y en el caso de las invertidas y todos los equilibrios sobre las manos (incluidas las verticales), todo se reduce a dos principios.

Te los explico en la primera lección práctica del Módulo 1 de Invertidas – El arte de moverte bocabajo.

Para que los intentos fallidos sean mínimos, cuestión de pocos días.

Y luego a disfrutar.

Rober Sánchez

PD: fallarás, porque es inevitable en cualquier aprendizaje. Pero muy poquito, porque habrás comprendido los principios. Arriba.