Hipertrofia y ganancia muscular con calistenia

Gracias a un correo de una alumna preguntándome sobre programas de hipertrofia para su hijo de 17 años, recordaba los viejos tiempos.

Yo, en mi adolescencia, que se me empezó a pasar a los 32 más o menos, ¡jaja!, soñaba con parecerme a Arnold y compañía.

De hecho, respondiendo aquel correo, confesaba que en mis inicios lo que hacía era seguir las rutinas de las bestias que salían en la MuscleMag que, cómo no, me compraba cada mes.

Y me funcionaba bastante.

Ya no sé si la publican.

Por aquel entonces las portadas eran de este estilo:

Hay quien se pregunta si practicando calistenia se puede ganar masa muscular, hipertrofiar y esas cosas.

Y la respuesta definitiva y absolutamente es que sí.

Tanto como un culturista lo dudo.

Pero llegar a estar digamos que grande, sí.

No es muy popular dentro de la calistenia, porque a los pros tampoco les interesa pesar mucho (no deja de ser una disciplina de fuerza relativa), pero en los parques de Street Workout verás peña que… no veas.

Claro, aparte de seguir los principios de entrenamiento adecuados, en torno a este tema se podría hablar de muchas cosas.

Especialmente de tres:

1 Genética.

2 Dieta.

3 Drogas.

Pero yo, ya en mi post-adolescencia, me topé con una pregunta más interesante.

Una pregunta que lo cambia todo y que me hago siempre, constantemente:

¿Para qué?

En este caso, ¿para qué quería tener los músculos más grandes?

-Rober, se ha demostrado científicamente que la hipertrofia muscular aumenta la esperanza de vida y la longevidad y el tamaño de las mitocondrias y la biodiversidad microbiana y…

Para el carro, que no estoy menospreciando al “músculo”, sobre todo como órgano endocrino (y no un simple accionador de palancas).

Digo que, una vez que tus músculos funcionan bien y tienen un tamaño que los habilita y capacita para llevar a cabo tareas de movimiento de cierta intensidad, vigor, complejidad y todo junto, es decir, moverse, ¿para qué quieres más?

Todo gira alrededor de aquello de…

No me enseñes tus músculos.

Enséñame qué sabes hacer con ellos.

Llegué a la conclusión, entonces, que relacionado con los músculos solo tienes que preocuparte de una cosa:

Estimularlos en las más diversas y complejas, y también intensas y vigorosas (de vez en cuando), situaciones y posibilidades de movimiento.

Posibilidades que, además, sean coherentes con TU PARA QUÉ.

Y después, ellos solitos, se (pre)ocupan de crecer hasta donde quieran.

Y de la longevidad y las mioquinas y las mitocondrias y las bacterias y…

Mira.

Si tu para qué como persona normal que supongo que debes ser es gozar de unos brazos fuertes, hábiles y capaces para sentirte bien y poder disfrutar de las actividades que más te gustan,

con 4 ejercicios y a la larga solo media hora a la semana tienes suficiente “preocupación”.

Puede interesarte este curso:

Calistenia Minimalista – AntiPrograma de Fuerza de Brazos

Rober

PD: normalmente para escalar, para trepar, para cargar, para jugar, para pasártelo bien, para estar sanote y, bueno, para el posado de playa del verano que viene también, si te apetece. En el enlace.