Cómo llevar tus objetivos hasta el infinito

Empecemos al revés de lo habitual.

Hace tiempo que aprendí tres grandes lecciones:

1 Una persona normal necesita tener fuerza.

2 Una persona normal no necesita tener mucha fuerza.

3 Una persona normal necesita marcarse sus propios estándares de fuerza para que sean estimulantes y, a la vez, suficientes. Personalmente.

De estas tres lecciones emergió la idea de los estándares minimalistas de la calistenia básica.

Una especie de referencia a larguísimo plazo.

¿Cuánta fuerza quiero tener, por ejemplo, a los 70?

Ser capaz de hacer 5 fondos y 5 dominadas perfectas.

(Como las del vídeo que puedes ver en el enlace de más abajo).

Estimulante.

Y suficiente.

Entonces, de lo único que me preocupo en lo referente a mi fuerza de brazos es de seguir siendo capaz de hacer 5 fondos y 5 dominadas.

Perfectas.

Si es por 5 series en una misma sesión, mejor.

Porque así recibo el estímulo suficiente como para practicar, no sé, cada 10 o 15 días solamente.

Luego, a veces juego con la fuerza con cosas chachipirulis.

Pero es algo informal, por así decirlo.

En fin, este planteamiento tiene un objetivo finito, por lo visto.

¡Pero!

¿Se puede llevar hasta el infinito?

Me escribe Daniel, que ha hecho todos mis cursos, con una muy buena pregunta al respecto:

«Hola Rober,

En su momento hice Calistenia Minimalista con muy buenos resultados (25 dominadas, 25 fondos).

Mientras continúo con las locomociones, invertidas… quería incorporar un trabajo específico de fuerza 2 días a la semana.

Ves factible seguir el mismo planteamiento utilizando lastres?».

¡Por supuesto!

Esto es justo lo bueno de aprender un enfoque para plantear tu propia práctica.

Y no de seguir un programa.

Que puedes tomar tus propias decisiones (no tiene por qué “terminar” en un 5×5 de fondos y dominadas libres), establecer tus propios estándares y aplicar lo aprendido hasta el infinito.

El curso donde aprendes, decides y aplicas hasta donde a ti te dé la gana es este:

Calistenia Minimalista – AntiPrograma de Fuerza de Brazos

Rober

PD: yo te propongo unos números y te enseño a jugar con ellos. Tú lo adaptas a tu nivel y tus expectativas, y tomas tus propias decisiones. Arriba.