Los vídeos de movimiento más inspiradores no son sexys

“La inspiración existe, pero tiene que encontrarte trabajando”

Pablo Picasso

No son sexys.

No.

Al revés. Son crudos, transparentes, cutres, honestos. Subjetivamente MEDIOCRES –dependiendo de la trayectoria del protagonista, sea cual sea su nivel, relativo según con quien se le compare.

El 99% de vídeos, fotos, tutoriales… información acerca de movimiento que se pueden encontrar en la red muestran MUY POCA VERDAD.

Y eso no le hace ningún favor a la mayoría, mediocre, ya que lo único que se consigue es que aún calen más algunos mensajes como:

· Yo no puedo hacer eso. Moverme no es lo mío.

· Ése seguro que lleva entrenando desde niño. Soy demasiado mayor.

· Así seguro que me hago daño. Mejor me conformo con un poquito de elíptica y los estiramientos de Bob Anderson.

Si se mostrara la realidad, tal como es…

Sí, esos momentos nada espectaculares, sexys, sobresalientes, editados. Todos los intentos fallidos. Todo el trabajo sucio, entre bastidores. Toda la basura.

En fin, todo el movimiento que, aunque no sea perfecto o de alto nivel, ¡SIGUE SIENDO MOVIMIENTO!

Esos son los mejores vídeos, de los que más se aprende, los que más inspiran a un mediocre…

Como un tío raro en un parque, curso tras curso niño torpe y tímido con todo excelentes menos un suficiente en educación física, ex-obeso y ex-comedor compulsivo, repitiendo y repitiendo y repitiendo patrones.

O como un padre que empieza a tirarse por el suelo todos los días a sus 37, pase lo que pase, en lugar de cervecitas y bravas.

Una manera como otra de desperezarse…

A post shared by Alex Casas (@alesiin) on

O como un ingeniero que sale del zulo y para su afterworks prefiere plantarse encima de una barra a experimentar como un mono algo desorientado.

O como una filósofa barista que se cuelga de unas anillas a jugar, solo jugar, sin tener mucha idea de lo que está haciendo.

O como un grupo de mediocres no, lo siguiente, que se juntan un fin de semana entero para aprender sobre nutrición, psicología, bienestar, movimiento, mientras silencian su mente y empiezan a escuchar y dejar fluir su cuerpo.

O como un mover de los que más respeto y admiración me despiertan, especialmente por su compromiso, sudando la gota gorda ante la realidad de lo difícil que es aprender a hacer el pino de adulto. “A veces la calidad de la práctica no está en la ejecución”.

O, tirando muy arriba, viendo cómo uno de los supermegaguays tiene un mal día, no le sale lo que pretendía y al final no puede hacer otra cosa que cagarse en todo.

SUSCRÍBETE GRATIS Y ÚNETE A NUESTRA COMUNIDAD